•Casa AR•

Cuautla, Morelos, México.

2019

     En la concepción de este proyecto un factor clave fue el entendimiento del terreno. Este se conforma de una superficie de 1200 metros cuadrados y cuenta con la particularidad de tener una pendiente de 6 metros, siendo la parte nor-poniente la parte más baja del terreno y la que presenta las mejores vistas del contexto donde se inserta.

    El cliente, el cual vive en Ciudad de México, nos pidió desarrollar el proyecto de una casa de descanso para ir de fin de semana o de vacaciones con toda su familia, la cual es numerosa, dando especial atención a la utilización de la piedra del lugar en la mayor parte del proyecto y la generación de grandes zonas de convivencia.

       Aprovechando la pendiente del terreno, decidimos generar el programa de manera un poco convencional: al llegar nos encontramos con un volumen de una sola planta, el cual alberga el área de recámaras de visita y la principal. También se tiene la opción de bajar directamente a las áreas comunes por medio de una escalera anexa. La relación espacial de toda esta zona se genera a través de un andador, el cual te da la opción de salir a una amplia terraza, desde donde puedes apreciar el increíble paisaje del lugar.

     Después nos encontramos con el volumen de la escalera, envuelto sutilmente por una celosía de madera la cual genera interesantes juegos de luz y sombra. La planta baja se genera en un nivel semi-enterrado, el cual da lugar a las áreas comunes y de esparcimiento, permitiendo la interacción del usuario con el exterior. El volumen que alberga la sala, comedor y cocina se propone en planta libre, volviéndose un espacio flexible y en el cual pueden presentarse distintas configuraciones.

     Respecto a este gran volumen horizontal, vale la pena mencionar la utilización en el interior de vigas de madera a lo largo de toda la losa y de la piedra del lugar en los muros, lo cual genera un espacio cálido y acogedor para los usuarios. Por medio de unas puertas corredizas el espacio se integra totalmente con el exterior, creando una franca relación con el mismo. Al salir te encuentras con una alberca y un amplio jardín con la vegetación del lugar. En la parte exterior este gran volumen se enmarca con unas vigas metálicas exentas de apoyo alguno en uno de sus lados, lo cual permite que la losa nos genere una sensación de ligereza. Anexo a estos espacios, se encuentran el área de cuarto de estar, cava, gimnasio y servicio de sanitarios.

     Se configura pues el proyecto por dos volúmenes grandes alargados y comunicados por medio del volumen de la escalera envuelto en una celosía. Una particularidad es el gran porcentaje de techos inclinados que nos pedían por reglamento, lo cual se resolvió incorporando al volumen de las habitaciones una cubierta inclinada, la cual no se percibe al ingresar a la casa pero que dota de una gran calidad espacial a las mismas.

   En su conjunto, casa AR se convierte en un proyecto mimetizado con el sitio, donde se aprovechan al máximo sus cualidades, generando espacios de contemplación, reflexión y descanso.

IN SITU Taller de arquitectura.

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/3

press to zoom
1/1

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/7

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/3

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/6

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/4

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/10